27.12.15

Navidad en la selva

El 30 de diciembre de 2013 publicaba el P. Eduardo Sanz una canción de cuna al Niño Jesús original de Cuba, que comienza así: «Duerme, duerme, negrito», aludiendo al color de la piel, claro está, de un modo que podríamos llamar "inculturizado" (pensemos que la Virgen del Carmen en Japón tiene rasgos japoneses; y en España tiene rasgos españoles y adornos muy nuestros, etc.). Pues bien, eso me hizo recordar que hace catorce años escribí un poema navideño en el cual me imaginaba que el Niño Jesús nacía en Belén, sí, pero que de repente se veía en medio de la selva... y el Niño Jesús resultaba ser, precisamente, negrito. Es decir: cambiando algunos datos de lo que ocurrió. Aquí está el resultado, que parece más una canción navideña que un poema propiamente dicho. Saludos navideños a todos los lectores del Blog, de parte de un servidor de ustedes, Fraypalabra.


Hoy es Navidad en la selva

Hoy en Belén nacen pastores.
Hoy en Judá ángeles corren,
vienen y van, cantan loores
al Niño que luce entre flores. 

Moreno parece… ¡es negra su piel!
Prosiguen los cantos al ritmo de olores,
de aromas las hierbas, de luz y de hiel:
él nace en Belén al son de tambores. 

Las plantas se juntan al verlo nacer,
enteras familias se visten de tules
en telas de araña acabadas de hacer
de lirios, de brotes, de cielos azules. 

Los animalillos se acercan a ver
los hechos que ocurren en una cuevita;
qué pasa en la selva qué oyeron ayer,
quién nace entre juncos y trenzas de agüita. 

Hoy en Belén nacen pastores.
Hoy en Judá ángeles corren,
vienen y van, cantan loores
al Niño que luce entre flores. 

Y todo el islote celebra a una vez
con gran vituperio de músicas finas:
grasientos los huesos untados con pez,
retañen los troncos de brisas marinas. 

Jolgorio se siente, algazaras se unen,
pero un dulce sueño se abaja también.
Es menester que al Niño lo acunen
las bestias feroces que humildes se ven. 

Un misterio, un canto, un poema de amor…
palabras no quedan que digan de él;
imágenes bellas, estampas de honor
no logran decir lo que hubo en Betel. 

Hoy en Belén nacen pastores.
Hoy en Judá ángeles corren,
vienen y van, cantan loores
al Niño que luce entre flores.

(Escrito el 10.12.2001)


(Fuentes: del belén negro, el 1º, aquí; y del belén somalí, el 2º, aquí; belenes argentinos y más, aquí.)

4 comentarios:

  1. Anónimo30.12.13

    Querido Nacho, es muy bonito tu poema, gracias por compartirlo con nosotros. Fina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Fina. Tenía pensado publicarlo el día de Navidad (o al día siguiente); pero como se me ocurrió lo del "portal de Belén", esto se me pasó de la mente. Y al cabo de estos pocos días me he vuelto a acordar; y como aún estamos dentro de la Octava de Navidad -y como dice el refrán que todos los santos tienen su octava-, pues aún le pegaba ponerlo hoy (y no dejarlo para el año que viene -un año más en el cajón-). Así que aquí está recuperado del cajón, para todo el mundo mundial :))

      Eliminar
  2. Comparto la misma opinión que Fina. Es muy bonito este poema y también las dos imágenes. Feliz navidad y próximo año nuevo. Elena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Elena. Lo he traído de una publicación de 2013 en este blog. Como no hace falta escribir cada año cosas nuevas, he pensado que puede servir volver a poner las que fueron publicadas en su momento. Feliz entrada en el 2016...

      Eliminar